Un análisis del lenguaje escrito aplicado a la composición pop y rock.

Fuentes literarias, pictóricas y cinematográficas que son letras de canciones.

El sutil equilibrio entre semántica, métrica y melodía.

La música de las palabras, el sonido de los sentimientos.

La armonía entre dos lenguajes que han de fusionarse en uno.

Con el curso se entregará un ejemplar por alumno del libro de Nacho Goberna  “La tierra de los sueños – Las letras (1981-2010) y diario de un bosque de Té verde”, publicado en 2010 y con prólogo de Lara López (Escritora y directora de RNE Radio 3).

PROFESOR

Nacho Goberna (La Dama Se Esconde) es responsable de numerosas canciones, letra y música, que forman ya parte de la historia pop de nuestro país. Su disco “La tierra de los sueños” fue elegido por la SGAE como uno de los 100 mejores discos de la historia del pop español. Señalado por los medios y crítica a lo largo de los años como uno de los letristas más destacados de la música pop nacional, ha sido referencia, tanto con su música como con sus letras, de numerosas bandas de pop y rock nacionales, pasadas y actuales. Un referente para la escritura vinculada a canciones.

Treinta años enfrentado a la búsqueda de la siempre difícil simbiosis entre el lenguaje escrito y el lenguaje musical y con un presente reflejado en su último disco, “Un bosque de Té verde” (2010), aclamado de forma unánime por crítica y público.

.

●      Prólogo del libro  “La tierra de los sueños – Las letras (1981-2010) y diario de un bosque de Té verde” escrito por Lara López (Escritora y directora de RNE Radio 3).

Volver a la arena. Un día, hace poco más de un año, le pedí a NG que volviese a la arena. Me arrepentí enseguida: NG siempre ha estado en ella. Ha disfrutado del éxito cuando nadie preveía que las maneras del éxito cambiarían en forma y fondo. Escribió canciones cuyas letras ahora parecen hechas para que compartiesen varias generaciones. Y luego, cuando llegó el relevo, NG eligió seguir luchando por su sueño de siempre. Nos reveló que el talento y la perseverancia logran la suma perfecta cuando se trata de encontrar más talento. Sus ases siempre han estado ligados no sólo a su sensibilidad: también a que ha apostado siempre por ser honesto, sincero, a la hora de escribir canciones. Y siempre ha superado ese reto.

Hay quien se empeña en hablar de poesía, pero NG sabe que el pop es otra cosa. Usa sus metáforas, evoca sus silencios. Pero se engancha de otro modo a los recuerdos, libera emociones más terrenales, más inmediatas. E igualmente eternas. Tienen sus canciones esa cualidad única que te hace perder la compostura, tengas la edad que tengas, y corear a pleno voz estribillos de compleja intimidad que, sin embargo, compartes con muchos otros durante unos segundos. Melodías y letras que han crecido en nuestras propias biografías, que cada cual ha adaptado a sus luces y sus sombras, a sus deseos no cumplidos, a los que se transformaron al hacerlo.

NG tiene mucho de sabio. Es curioso, valiente, esforzado. Y, puede que sin saberlo, se haya propuesto escoger el otro lado de la vida, ése que está mojado por una lluvia mansa y permanente que permite dar rienda suelta a la melancolía. En esa tierra habitan muchas de sus imágenes. Las más nostálgicas pero, también, algunas de las que de manera más brillante, proponen un futuro esperanzado.

Y en ese territorio, que entronca deliberadamente con el de la magia y las fábulas, reside, indómito, el amor. El amor tratado a lo grande, pese a que NG tiende al lirismo de gesto contenido. El amor hace tiempo encontrado o el que se ha perdido; aquel que permanece intacto en el recuerdo. El amor que aún no ha aparecido, el que nació para ser dulcemente rememorado durante toda una vida o el que se vivió con poca conciencia y aún duele. En clave de amante, amigo o compañero, descrito con palabras como destellos que iluminan nuestra propia memoria, sin imposturas ni moralejas.

NG tiene la cualidad de susurrar en nuestros oídos frases que reflejan quiénes somos, que rozan con suavidad lo que quisimos ser, que se adentran en nuestro ánimo y nos hacen pensar en aquello a lo que aún no hemos renunciado. NG lleva años escribiendo sobre la naturaleza humana. Toda una vida en la arena. Era hora de enseñarlo.

.

●     Artículo escrito sobre  “La tierra de los sueños – Las letras (1981-2010) y diario de un bosque de Té verde” escrito por Alberto Trinidad  (Escritor y director de la editorial Ediciones Oblicuas).

Nacho Goberna, cantante y compositor de una de las bandas pioneras del sonido gótico español, Agrimensor K, y de la emblemática y personalísima banda de culto de los años 80-90, La Dama Se Esconde, ha sido considerado desde el comienzo de su carrera como uno de los mejores letristas del panorama musical nacional. En una época en la que la elaboración literaria de las canciones ha brillado por su ausencia, Nacho Goberna ha sido capaz de sorprendernos a todos hilando en sus estrofas sonoras versos imposibles, potentes metáforas capaces de alargar las notas musicales más allá de las fronteras impuestas por los pentagramas. No es de extrañar, pues, que muchos lo hayan considerado, además de un músico privilegiado, uno de los poetas contemporáneos con mayor proyección del anquilosado círculo literario de nuestro país.

Por ello, La Tierra de los Sueños viene a resarcir una cuenta pendiente que ha durado ya demasiados años, una carencia que no debía alargarse por más tiempo y que va a quedar completamente subsanada con esta antología poética que recorre todas sus letras, incluidas las de sus dos discos en solitario (el último, Un bosque de Té verde, editado el 6 de abril de este mismo año, su auténtica obra cumbre), además de contener varios textos relacionados con cada una de sus obras y un diario mágico que recoge, de una manera muy particular, la insólita aventura que supuso componer este último disco: una intimista recreación de los paisajes oníricos y verdaderos que habitó durante esos meses; todo ello pincelado de un surrealismo a veces preñado de humor, otras inquietante, que captura a quien lo lee y lo traslada, de un solo brochazo de sus letras, a un mundo acogedor desubicado de las escalas que trazan los mapas de la realidad.

La Tierra de los Sueños es, por tanto, el libro que coloca a Nacho Goberna en el lugar que siempre debió ocupar en el orbe literario, un libro que presentamos como una pequeña joya y donde las soberbias ilustraciones de Mar Cantón no hacen más que acentuar la sugerencia lírica que se desprende de cada una de sus páginas, que más que leerse, se beben, se sienten, se juegan, se desbordan, se abisman…